La movilidad del Aljarafe, a escena


El crecimiento de los pueblos del Aljarafe en la etapa del ladrillazo ha cambiado definitivamente el mapa físico y social de la mayor parte de los municipios de la comarca. Esta etapa, permitida en la falsa sensación de riqueza y la connivencia generalizada entre promotores y ayuntamientos, llevó a municipios como Almensilla a plantear un PGOU para crecer hasta los 65.000 habitantes. Espartinas ha triplicado en los últimos 15 años su población. Bollullos la ha duplicado.
Las consecuencias son más que conocidas: tensiones territoriales, ayuntamientos fuertemente endeudados, gran bolsa de casas vacías y una movilidad que asfixia a los habitantes de la zona.
Pero había gobiernos municipales que aún querían subsistir mediante un 'revival' del cemento y el ladrillo. Buena prueba de ello fue la construcción por parte del gobierno del PP de Espartinas (que perdió la alcaldía en 2015) de la carretera de Tablantes, que uniría el núcleo urbano de nuestro pueblo vecino con la rotonda de Merkamueble bajo el pretexto de la salida a la A49. El objeto de esta vía no era otro que la vertebración de una amplia bolsa de suelo para ponerlos en carga... y vuelta a empezar.
El acceso a la autovía no deja de ser una consecuencia de todo lo hablado. El crecimiento urbanístico desaforado ha convertido Espartinas en una ratonera. Y de aquellos polvos, estos lodos.
La carretera de Tablantes ha vuelto a la palestra en una reunión mantenida el pasado viernes entre los Ayuntamientos de Espartinas y Bollullos. En este encuentro se trataron varios asuntos relacionados con la movilidad territorial en el entorno del término municipal espartinero, una problemática derivada de la deficiente gestión política en el establecimiento de los modelos de desarrollo urbano realizados en la época de los pelotazos.
Un elemento positivo del encuentro fue el reconocimiento de las corporaciones actuales de que los instrumentos puestos en marcha por los gobiernos de anteriores legislaturas en ambos municipios para resolver esos problemas (Plan de Ordenación Intermunicipal Espartinas-Bollullos) han sido deficientes y han tenido como única motivación la vuelta a modelos de desarrollo urbano basado en el beneficio privado mercantil de los agentes urbanizadores.
No obstante, también entendemos que existen problemas de vertebración y tensiones territoriales a las que hay que dar respuesta desde una visión global y de conjunto de la movilidad y ordenación espacial, por lo tanto nos hemos encomendado a trabajar en un futuro en la revisión del Plan de Ordenación Intermunicipal de cara a resolver las problemáticas descritas con una visión sostenible y global, que en todo momento debe velar por los intereses generales de los habitantes de los municipios implicados frente a los intereses especulativos.
Esta revisión debe servir como punto de partida para repensar el Aljarafe, un ambicioso golpe de timón que debe poner a varios Ayuntamientos y administraciones a remar en la una misma dirección: el interés general...
¿Y si, como estamos haciendo en Bollullos, el Aljarafe se dotara de un Plan de Movilidad Sostenible? Podría ser un buen comienzo...

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.