MANIFIESTO 28-F: LA FUERZA DE ANDALUCIA

Miércoles, 26 de Feb de 2014
El 28 de febrero simboliza lo mejor del pueblo trabajador andaluz, el Día de Andalucía es el día de la defensa de nuestra tierra, de la lucha desde el Sur por la justicia, por la igualdad y la reivindicación de nuestros derechos. El 28 de febrero salimos a la calle, donde conformamos y multiplicamos la fuerza de la gente, con una movilización de protesta pero también con la convicción de que hay otra salida de la crisis desde la inclusión social, el fortalecimiento de los servicios públicos y la intervención democrática de la economía.

            La derecha territorial, la derecha política y la económica, de la mano de los poderes que conforman la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) se afana en eliminar o recortar las conquistas sociales de muchos años de lucha. El neoliberalismo no tiene límites y arremete contra derechos laborales, salariales, de género, de las pensiones o los servicios públicos. IULVCA, movimiento político y social, debe plantar cara -junto con organizaciones sociales, sindicales, vecinales y sectoriales- a todos estos ataques que persiguen robar la esperanza de las clases populares y conformar una sociedad dual y bien diferenciada entre ricos muy ricos y capas cada vez más empobrecidas. El enriquecimiento de unos pocos se está haciendo a costa del empobrecimiento de la mayoría.


            La izquierda política transformadora que representa Izquierda Unida es aquella que aboga por la derogación del artículo 135 de la Constitución Española, que prioriza el pago de la deuda a la banca por encima de las necesidades del pueblo; la que apuesta por  cambio en el marco financiero y económico que fortalezca las políticas públicas; la que defiende el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo; la que reclama los derechos de las personas jubiladas o pensionistas; la que aboga por una educación pública e igualitaria para formar jóvenes con futuro, una sanidad pública y universal y unos servicios sociales públicos que garanticen las necesidades de la gente; la que denuncia la reforma laboral que despide más de un millón de personas y baja salarios; la que defiende a los Ayuntamientos y sus servicios de cercanía, y la que demuestra con su acción política que se debe y puede estar del lado del pueblo andaluz.

            Por estas razones, convocamos a que en el 28 de febrero se reúnan:

•        La fuerza del trabajo para denunciar el fracaso de un modelo político y económico incapaz de crear empleo y para reclamar el protagonismo de la fuerza de las y los trabajadores como motor de cambio y fuente de la riqueza. También es la fuerza de la economía social, del comercio de proximidad, del control público del sector financiero y de la reivindicación de la función social de la tierra, especialmente en un territorio marcado por la precariedad que sufren los trabajadores del campo.

•        La fuerza de la mujer para hacer frente al último y más escandaloso ataque hacia las mujeres, la reforma de la Ley del Aborto por parte del Partido Popular, atacando la libertad sexual y los derechos reproductivos de las mujeres, sobre todo de las mujeres trabajadores, que no tienen recursos para pagar en el extranjero lo que se les niega en nuestra tierra. Es el momento de reivindicar la insumisión ante la Ley y ante cualquier recorte de libertades y derechos sociales, la libertad de decisión de las mujeres no puede tener interferencias, condicionantes, tutelas ni penalizaciones. También en este marco se hace necesario reivindicar el papel que tiene la lucha por la diversidad sexual y la identidad de género en la política andaluza, con una Ley de Transexualidad que hará historia, convirtiendo a Andalucía en el territorio más progresista de Europa en cuanto a derechos LGTB.

•        La fuerza de la juventud para contestar la situación de paro y precariedad que vive la juventud, uno de los sectores más vulnerables en la crisis, excluido del mercado de trabajo y que se ve obligado a emigrar para acceder a un empleo digno. A la imposibilidad de trabajar hay que sumarle la mayor dificultad para el acceso a los estudios por el aumento de las tasas universitarias y la reducción de becas impuestas por el gobierno central, que impiden que las personas con menos recursos puedan acceder a la educación, especialmente a los niveles superiores. La fuerza de la juventud para reivindicar un futuro digno, también para nuestra tierra.

•        La fuerza de los mayores para frenar la reforma de las pensiones, cuyo objetivo es acabar con todo el sistema de pensiones público. Ante los cantos de sirena que apuntan a que el envejecimiento de la población y el colapso de la seguridad social justifican el aumento de la edad de jubilación y el recorte del poder adquisitivo de los pensionistas, la movilización de los mayores pone en evidencia que el problema no son las pensiones, sino el nicho de negocio que se quiere crear en torno a ellas.

•        La fuerza de lo público que ponga sobre la mesa que SÍ SE PUEDE, que no solo nos movilizamos para resistir las políticas neoliberales, sino también para exigir la puesta en marcha de otro tipo de políticas para la mayoría social, porque existe una salida de la crisis por la izquierda. La Ley de Función Social de la Vivienda, recurrida por el gobierno central porque ponía en peligro al poder financiero, es la demostración de que se pueden atacar los cimientos del capital, creando mecanismos de presión contra aquellos que especulan con derechos básicos como el acceso a una vivienda digna o a un mínimo vital en los suministros de luz y agua. La fuerza de lo público es la fuerza de todos los actores sociales que luchan por una Andalucía que blinden los servicios público, que reivindique más derechos y que plante cara a las reformas neoliberales que afectan al ámbito de la educación, la sanidad, el bienestar social y la democracia local.

            En definitiva, el 28 de Febrero convoca la fuerza de todas las luchas sociales, solidarias y vecinales que sumen y aglutinen, convencidos de que desde la movilización y la lucha demostramos lo mejor de nosotros mismos en la consecución de una sociedad más justa, radicalmente democrática y de pleno empleo.


            Es importante demostrar la Fuerza de Andalucía el 28F, manifestando a través de nuestra participación, de nuestro entusiasmo, que nuestra fortaleza es la fortaleza del pueblo trabajador andaluz y que sí hay una salida de la crisis por la izquierda y que es la clase trabajadora la que tiene que liderarla.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.