EL AYUNTAMIENTO DE BOLLULLOS DE LA MITACION SE PERMITE PRACTICAS CACIQUILES

Desde el pasado 9 de agosto, Abel un vecino de Bollullos de la Mitación se está manifestando en la plaza del Ayuntamiento en horario laboral del consistorio por haber sido despedido por falta de afinidad con su superior, desde la Asamblea local de Izquierda Unida y el Área de Juventud de esta Asamblea queremos servir de plataforma de comunicación a las reivindicaciones de nuestro vecino Abel, el cual está manteniendo una postura firme ante el despido improcedente del cual ha sido víctima por parte de nuestro consistorio, desde nuestra organización queremos hacernos "ECO" de esta reivindicación y manifestamos nuestra indignación ante tales hechos que se describen en la nota de Prensa que adjuntamos.


El Ayuntamiento de Bollullos de la Mitación se permite prácticas caciquiles.

Abel Conde Álvarez, un joven trabajador bollullero, que trabajaba como Socorrista y Mantenedor en la Piscina Municipal de Bollullos de la Mitación, fue informado el pasado lunes que debido a falta de afinidad con su compañera de trabajo, era cesado en su puesto.


Abel es socorrista titulado, y lleva casi 15 años trabajando como voluntario para Cruz Roja. Además, realizaba un excelente trabajo de Mantenimiento en la piscina. Sin embargo, desavenencias personales con la monitora de natación, que goza de la confianza del equipo de gobierno municipal, le ha valido el cese de su contrato. Un contrato originariamente firmado para tres meses (mientras la piscina estuviese abierta), pero que ha durado apenas un mes y medio.


En Bollullos de la Mitación sigue sin existir una Bolsa de Trabajo abierta y transparente, y las responsabilidades de las distintas Áreas siguen siendo llevadas a cabo por personas en quienes pesan más las afinidades políticas, las amistades y los parentescos, que la capacidad de las personas, su formación, sus necesidades de empleo, si es o no familia numerosa, familias en riesgos de exclusión social.


Hoy le toca a Abel, quien tras ser despedido de manera improcedente, ha solicitado a la Delegación de Gobierno los pertinentes permisos para concentrarse cada día a la puerta del consistorio bollullero. Y armado de paciencia, pancartas, una sombrilla y una butaca, se cita cada mañana a las 7,30 en la puerta del Ayuntamiento.





Abel tiene mujer e hijo. Y tiene una hipoteca, como muchos andaluces que se quedan parados. Pero no es lo mismo quedarse parado porque la empresa reduce plantilla, que quedarse parado por no caerle bien al político de turno.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.