A seguir luchando contra las Reformas.

El pasado 29 de septiembre la clase trabajadora de este país pudo expresarse a través de la Huelga General contra las reformas que los mercados y el sistema pretenden imponer. Una vuelta más de tuerca a los cinturones de las clases trabajadoras y los sectores más afectados por la crisis económica que nos azota.

La derecha, con su habitual cinismo y prepotencia, acusa al gobierno del PSOE de la crisis, pretendiendo que son las políticas sociales que Zapatero ha puesto en marcha las culpables del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, la caída de ventas de los coches o el aumento del paro hasta más allá de los 4 millones de parados.


Una crisis clásica del Capitalismo.

Nosotros, sin embargo, sabemos que esta crisis es fruto del sistema capitalista de producción: forma parte de su funcionamiento. Un sistema económico en donde la piedra angular de la creación de riqueza y la producción es la búsqueda del máximo beneficio inmediato y particular, lanzando a una guerra selvática a los productores y los capitalistas. Esto genera una Anarquía en la producción, que tiene a satisfacer las necesidades individuales de la burguesía como individuo, condenando al paro, la precariedad, la pobreza y la inseguridad a millones de trabajadores en todo el mundo.

EL gobierno del PSOE es culpable y cómplice de este sistema. No es “el culpable” de esta crisis, pero sí es un cómplice necesario para el sistema y la burguesía mundial, que sin la connivencia y la participación de un sector de la izquierda, sin el abandono de las aspiraciones por la transformación de la sociedad, tendría hoy mucha menos soberbia a la hora de imponer unos recortes que dejan intactos los paraísos fiscales, las grandes fortunas, las rentas más altas y que desata las manos de la gran burguesía para imponer “su ley laboral” a la clase obrera.

No sirven las medidas puestas en marcha por el gobierno del PSOE más que para una cosa: que la burguesía mundial, sobre todo la gran burguesía, recupere su tasa de ganancia a costa de incrementar las plusvalías absolutas (alargamiento de la edad de jubilación) y reducir los costes en mano de obra.

Esta es la única manera de salir de la crisis por la vía burguesa mayor explotación, peores salarios, menos derechos. El gobierno del PSOE es cómplice de la paulatina pérdida de derechos sociales y laborales, y ante esto sólo cabe la contestación social y movilizadora de las clases trabajadoras.

El 29-S ha pretendido ser vendido como una derrota de los sindicatos y la clase trabajadora; como un fracaso. Nada más lejos de la realidad. El 29-S es un enorme paso adelante, es un cambio en la situación.


Una oportunidad para rearmar a la izquierda

Tras varios años en que, todo hay que decirlo, las direcciones sindicales han estado más junto al gobierno que a la clase trabajadora, provocando un efecto desmovilizador; en unas condiciones durísimas donde para hacer huelga había que recordar primero que hay más de 4 millones de parados; bajo la peor y más rancia campaña de la derecha contra el derecho a Huelga y contra el sindicalismo; al calor de los disparos en la Comunidad de Madrid, la Clase trabajadora ha dicho al gobierno del PSOE que la reforma es para sus ministros.

Ahora Izquierda Unida tiene una oportunidad de aprovechar la coyuntura, que nuestro trabajo obtenga los frutos merecidos del apoyo social. Izquierda Unida ha sido la única fuerza política que ha estado junto al 29-S. Ha sido una fuerza que ha trabajado en su convocatoria, en su desarrollo, en su llamamiento a la clase obrera para frenar las intenciones de los mercados y la burguesía.
En esta situación, nuestro trabajo debe dar un salto cualitativo. Debemos llegar hasta los trabajadores, mostrarles nuestras credenciales, nuestro programa y nuestras aspiraciones.


A por un paso adelante en Bollullos

Bollullos de la Mitación no es una excepción, sino una maravillosa confirmación de la regla: hemos reconstruido IU prácticamente de la nada; hemos presentado batalla al asalto a nuestra fuerza por la vía burocrática; hemos empezado a trabajar en un proyecto con la bandera de la democracia interna por encima de los intereses particulares y lucrativos; y finalmente nos hemos presentado con la firma aspiración de representar un verdadero proyecto de izquierda transformadora en Bollullos.

Aparece hoy en la prensa local y las estadísticas (06/10/2010) que en Bollullos se han realizado 1003 nuevos contratos y ha disminuido el paro en 10 personas. En Plena campaña del Verdeo, la agricultura registra 270 contratos. Es decir, que se han destruido 260 puestos de trabajo, puesto que el verdeo dura poco más de un mes y es una situación muy puntual y pasajera.

Sólo IU denuncia estas cifras, y solo IU es capaz de levantar la bandera de la lucha contra la precariedad, el sub-empleo y la destrucción de puestos de trabajo. Obtener el apoyo de la izquierda no es una posibilidad, ni una necesidad: es nuestra obligación. Y bajo las premisas y las líneas programáticas y políticas que nos hemos marcado, debemos convertir el ambiente surgido de la Huelga General en una amplia participación política de l@s trabajador@s y jornaler@s.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.