Crisis económica, ilegalidad internacional, impunidad de los poderosos

Si algo tenemos claro las gentes de izquierda unida, es que hoy, más que nunca, es necesaria la construcción de una alternativa real y sostenible para el ser humano, porque hoy, más que nunca, se hace indispensable iniciar el camino hacia modelos de sociedad igualitarios, sostenibles y libres de la explotación y la violencia.

Las últimas semanas evidencian cómo los gobiernos neoliberales y socialdemócratas de Europa, y particularmente en España el PSOE y el PP, se sitúan al margen de las necesidades de la mayoría de la población, incapaces de dar respuesta a las consecuencias de la crisis económica, incentivando la desigualdad con las medidas de ajuste, en definitiva, asegurando la existencia de un modelo social y económico que favorece a la minoría de las grandes fortunas, a la banca y a la especulación.

Y, entre las medidas de ajuste y el déficit democrático de los Gobiernos de Europa, se produce un hecho atroz: el Gobierno de Israel, miembro de la OTAN, aliado de Europa y de España, asalta en aguas internacionales la flotilla de barcos con ayuda humanitaria que se dirigía a Gaza con intención de asistir a una población que ya lleva años sufriendo la brutal represión del Gobierno de Israel con la complicidad de la Comunidad Internacional. La consecuencia, una decena de personas asesinadas, 60 heridos y 680 personas secuestradas (entre los que se encuentran 3 personas de nacionalidad española), y todo sin que la Comunidad Internacional haga nada.

No es, desde luego, la primera vez que el Gobierno de Israel queda impune tras la comisión de delitos de terrorismo, guerra y contra la humanidad, y no es la primera vez que la Comunidad Internacional mira hacia otro lado y justifica el asesinato y la represión.

El camino elegido por las instituciones europeas y por la gran mayoría de los Gobiernos de Europa es el camino del retroceso de la democracia y del gobierno de las minorías, el camino de la permisividad de la ilegalidad internacional, en definitiva, el camino de la impunidad.

El Gobierno de España no ha querido presionar al Gobierno de Israel para que pusiera fin al secuestro de los tres nacionales españoles, no ha movido ni una ceja para que las Instituciones europeas amonesten al Gobierno de Israel, ni siquiera ha expulsado al embajador de Israel en España. Aunque eso no puede sorprender, pues hemos visto cómo en esta legislatura, el Gobierno de España, por presiones directas del Gobierno de Israel, reformaba el artículo 23 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), poniendo fin a la jurisdicción universal que venían aplicando los tribunales españoles en los crímenes contra la humanidad (Guatemala, Argentina, Pinochet…) y suponiendo un grave retroceso en materia de aplicación de Derechos Humanos en nuestra legislación.

No creemos, las gentes de izquierda Unida, que la falta de acción contra la crisis o contra la impunidad, de los Gobiernos de Europa, incluido el de España, así como las instituciones europeas, sea por incapacidad o presiones de entes económicos, se trata lisa y llanamente de una concreta voluntad política, de una concreta decisión de los Gobiernos, que defienden un modelo de sociedad desigual, insostenible, que no controlen la economía ni los sectores energéticos, en una Comunidad internacional donde las presiones de gobiernos criminales como los de Israel se imponen sobre la mayoría, y donde las transnacionales tengan más poder que la ONU.

Desde izquierda Unida creemos que con la movilización social lograremos frenar la senda impuesta por el Gobierno de España, logrando frenar las medidas contra los trabajadores y las trabajadoras y avanzando en el camino contra la impunidad y por la paz, pero para eso se hace imprescindible cambiar la correlación de fuerzas, cambiar al Gobierno del Mundo, cambiar a los Gobiernos de Europa, cambiar al Gobierno de España.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.